Feminismos y Liberación

Descargar aquí
Victor Hugo Pacheco Chávez[1]
Alejandra de Santiago Guzmán, Edith Caballero Borja y Gabriela González Ortuño (Editoras), Mujeres intelectuales. Feminismos y liberación en América Latina y el Caribe, Buenos Aires, CLACSO, 2017, 400 pp.

En fechas recientes CLACSO ha continuado con su labor de difusión del pensamiento latinoamericano y caribeño fortaleciendo su trabajo de antologar desde diversas perspectivas la producción del conocimiento que se ha realizado en la región desde la segunda mitad del siglo XX a la fecha. De las varias antologías que ha publicado este año, queremos hacer mención de aquella que fue dada a conocer en la “Serie pensamientos silenciados” y que lleva por título Mujeres intelectuales. Feminismos y liberación en América Latina y el Caribe. El trabajo es una compilación que realizaron las mexicanas Alejandra De Santiago Guzmán, Edith Caballero Borja, Gabriela González Ortuño, mujeres universitarias que realizaron esta investigación, aparte de su rol académico, desde otras instancias que las definen como trabajadoras, activistas, mujeres que vienen de hogares y familias “típicas” (una de ella se asume libremente como madre), con sus historias, con sus familias, con sus comunidades y con sus distintas maneras de mirar el mundo. Desde esa diversidad que las define es desde donde se paran y miran las problemáticas a las cuales se han tenido que enfrentar directa o indirectamente en la familia, en el barrio, en la escuela, en sus relaciones cotidianas para trazar la organización de las temáticas que proponen como medulares para entender la manera en la cual el feminismo ha labrado sus historias.

El sentido de su mirada a las problemáticas de la región me parece que queda plasmada de la siguiente manera:

La labor intelectual y política de las mujeres que integran este libro abarca temas tan diversos, como diverso es el territorio latinoamericano. Sin embargo, esta antología tiene una postura primordialmente feminista, porque consideramos que es la posición desde la cual las intelectuales latinoamericanas han encontrado el marco adecuado para mostrar cuáles son sus condiciones específicas en el orden moderno patriarcal neoliberal. (p. 12)

La antología se divide en los siguientes apartados: Lucha y memoria: revoluciones y dictaduras; Intelectuales negras en América Latina. ¿Qué mujer?; Feminismo comunitarios: limujeres indígenas y pensamiento decolonial; Oikos feministas; Liberar los cuerpos, liberar las almas. Teologías de liberación; Disidencias sexuales; Estéticas y reapropiación, Violencia y terror: el cuerpo como apropiación del territorio y La necropolítica cotidiana: el feminicidio.
Como podemos observar a partir de este pintado de temas que nos presentan, aunque la antología tomo una marcada apuesta feminista, nunca está dejado de lado el tema del género. Además que se puede observar un matiz militante y político en la elaboración del contenido. En este trabajo se compilan textos de diecinueve autoras que pertenecen a países de América Latina y el Caribe, además de una autora que proviene de Estados Unidos, con lo cual también se abre de manera implícita que su perspectiva no sólo es geográfica sino también epistémica y política, se trata pues de una antología de veinte autoras que se enuncia desde y sobre América Latina y el Caribe.

La primera sección: “Lucha y memoria: revoluciones y dictaduras”, es una sección de alto simbolismo pues no sólo trata de poner por delante el carácter político y militante de la antología, sino quedes un intento de recuperación de la memoria la región latinoamericana, en la cual se cruzan temas como el papel de la mujer en las guerrillas, las dictaduras, las desapariciones forzadas por el Estado, las luchas por la reparación de las víctimas. Esta sección recoge un texto de Mirna Paiz Cárcamo, sobre la guerrillera guatemalteca Rosa María; y un discurso de las Madres de la plaza de Mayo.

La sección “Intelectuales negras en América Latina. ¿Qué mujer?” Recoge dos textos que cuestionan el significante mujer desde la experiencia de la postura de mujeres afrocaribeñas. Aquí se recogen un texto de Violet Eudine Barriteau, un artículo amplio sobre los aportes del feminismo negro; y el trabajo de Betty Ruth Lozano Lerma, que pone acento en la diversidad de espacios de enunciación de la mujer y desde la apuesta de un feminismo negro decolonial.

En “Feminismo comunitarios: mujeres indígenas y pensamiento decolonial”, se recoge un texto ya clásico de Julieta Paredes en donde expone algunas líneas sobre su propuesta del feminismo comunitario. También encontramos el trabajo de Moira Millán que habla sobre la cuestión de la mujer desde la experiencia Mapuche, y el artículo de Ochy Curiel que trabaja el tema del feminismo decolonial y el racismo.

El siguiente apartado está dedicado al “Oikos feministas”, que plantea otro entendimiento con la economía el cual estaría fuera de esa esfera lucrativa y apuntaría a repensar los espacios domésticos y de intercambio en un sentido no capitalista y de solidaridad. En esta sección tenemos un texto de Martha Teresita de Barbieri sobre el trabajo doméstico y otro de Natalia Quiroga Díaz sobre la economía feminista.

Una sección que llama la atención es la de “Liberar los cuerpos, liberar las almas. Teologías de liberación”, aquí se abrda un tema poco tratado en los estudios sobre el feminismo que es la cuestión sobre la relación entre mujeres y religión, cuestión que muchas veces de facto se le toma como una cuestión conservadora por alguna manera en la cual históricamente las instituciones religiosas han orientado el lugar de la mujer. Contrario a esto las editoras de la antología nos ofrecen una muestra de otra perspectiva de la manera en como desde la religión se han asumido los temas del feminismo y la diversidad sexual en sentido liberador. En este sentido es que van los dos artículos reunidos, primero el de Ivne Gebra que muestra la cuestión de la teología de la liberación y el género, y el segundo de Marcella Althaus Reid que trata sobre la teología de la liberación y la diversidad sexual.

Desde una postura quizá más clásica, por decirlo de alguna manera, el apartado de “Disidencias sexuales” hace un cuestionamiento del mismo término en el artículo de Norma Mogroveo y en el de Yurdeskys Espinosa Miñoso. Ambas autoras cuestionan desde su perspectiva la visión hegemónica sobre la cuestión de género y feminismo.

A estas reflexiones le sigue la sección “Estéticas y reapropiación” la cual trabaja el tema de la re-presentación tanto política como artística. Esta sección recoge un texto de Gloria Anzaldúa que analiza el tema de la lengua como espacio de interconexión de las fronteras culturales e identitarias en la problemática de los latinos y caribeños radicados en Estados Unidos. Por su parte, el trabajo de Karina Bidaseca ofrece una lectura de la cuestión de la emancipación en la artista cubana Ana Mendieta.

El apartado de “Violencia y terror: el cuerpo como apropiación del territorio” contiene dos textos de dos autoras emblemáticas que han pensado el problema de las violencias políticas y sociales sobre la mujer en América Latina y el Caribe. El artículo de Rita Segato explora la cuestión de la violación como mecanismo de represión, mientras que Pilar Calveiro apunta el tema de las memorias políticas a la luz del problema de la ética y la violencia.

La última sección “La necropolítica cotidiana: el feminicidio” toca uno de los temas de más preocupantes en cuanto al asunto de la violencia y la violación de los cuerpos de las mujeres que tiene que ver con el asunto del asesinato de mujeres. Este es un tema que se ha visiblizado de manera preocupante en los últimos años y que en especial es un tema lamentablemente urgente en las agendas feministas mexicanas en donde los niveles de feminicidios son atroces. El primer texto de esta sección es el de Érika Linding Cisneros que da algunas claves para establecer cómo y qué entender por feminicidio. Le sigue un trabajo de Marcela Lagarde y de los Ríos que vincula esta problemática con el aspecto jurídico y delictivo. Por último, está el texto de Sayal Valencia Triana que pone la perspectiva de las muertes más allá del plano individual para analizarlos como parte de la misma lógica desplegada por el sistema capitalista el cual necesita de estas y otras muertes para su funcionamiento.

Las antologistas han podido recoger un abanico de temas y problemáticas que hacen de esta antología un trabajo indispensable para los estudios sobre género y el feminismo. Queremos terminar señalando que con lo que se ha podido incluir en este trabajo las autoras ofrecen toda una perspectiva de posicionamiento para pensar otras maneras de entender la construcción de la comunidad y nos ofrecen herramientas para pensar y resistir.


[1] Magister en estudios latinoamericanos. Actualmente cursando el doctorado de estudios latinoamericanos de la Universidad Nacional Autónoma de Mexico.