El cambio en tiempos del Covid

Spread the love

Carlos Glave Testino,
Médico militante de Nuevo Perú

Las enfermedades que ha enfrentado la humanidad a lo largo de la historia tienen un desenlace común, y hasta ahora, ha sido el triunfo de nuestra especie. Aún las enfermedades no nos vencieron. ¿Pero estamos haciendo todo para lograrlo? estamos realmente minimizando los efectos negativos de ellas? Y al mismo tiempo ¿Tendremos posibilidad de que resulte algo bueno de ellas?

La Peste

De la peste negra o muerte negra nace el concepto de cuarentena, porque el período de incubación era de hasta 39 días; después de varios años de investigación se descubre  que la causa es la Yersinia Pestis, una bacteria transmitida desde los roedores a los humanos por medio de los insectos; irrumpió  por primera vez en Asia para luego llegar a Europa a través de las rutas comerciales -cuestiones de coincidencias-. Luego, esta enfermedad se propagó por otras partes del mundo y produjo más de 75 millones de muertes y al mismo tiempo varios autores le adjudican el inicio de la modernización, ya que situada en pleno siglo XIV, la burguesía emergía, dejando atrás feudalismos anacrónicos; las revueltas sociales se imponían exigiendo cambios y reformas. “Los volcanes arrojan piedras, y las revoluciones hombres”  nos recuerda Víctor Hugo.

Algunas consecuencias fueron la revitalización de la agricultura, porque se introdujeron nuevos métodos para tener rentabilidad; también se consolidaron emprendimientos con aproximación casi científica que intentaban evitar los errores del pasado; muy importante también fue que algunas ideas normativas empezaron a cuestionarse con mayor presión, como el sentido laico del tiempo, relacionado con la seguridad no providencial y la prevención de enfermedades. Pero al mismo tiempo hubo represión, ya que se estableció la ley del estatuto de los trabajadores que tenía la intención de estancar los salarios a niveles previos a la plaga.

Nuestra Hora

En toda epidemia existen tres fases en el control de la enfermedad: La eliminación, la erradicación y la extinción; la primera consiste en detenerla en forma local y se produce cuando las medidas de contención cumplen el papel de disminuir el contagio, las restricciones de actividades socio- económicas son claves, porque están vinculadas a la diseminación de la enfermedad.

En los casos de las enfermedades virales (viruela, sarampión, poliomielitis, VIH), los objetivos de la erradicación y extinción son difíciles de alcanzar y requiere de la acción política coordinada de los gobernantes a nivel internacional. Incluye en nuestro caso, el “arribo de la vacuna”, y también la mejora de las condiciones materiales de salubridad y un sistema de salud unificado, apuntalado y al alcance de todos los peruanos, basado en la Atención Primaria.

Coronavirus in Situ

Desde el brote del SARS-CoV en el 2002, la emergencia y expansión de los coronavirus endémicos y epidémicos se han acelerado en escalas no vistas por ningún otro grupo de virus con potencial pandémico.

En las pasadas dos décadas, cinco nuevos coronavirus se han descubierto, tres de los cuales son altamente patogénicos. La Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias es una alianza internacional para preparar a la humanidad y enfrentar las epidemias, para implantar medidas de contención que se aplicarán a nivel global. El objetivo del CEPI (por sus siglas en inglés), es desarrollar las primeras fases de las vacunas antes de conocer detalles sobre cómo aparecerá la infección. De esta manera, se reduce el tiempo para el desarrollo inicial. Su misión es acelerar el desarrollo de vacunas contra enfermedades infecciosas emergentes y permitir el acceso equitativo a estas vacunas durante los brotes -dado el contexto del enunciado- no será equivoco mencionar que Latinoamérica representa el 1% de la investigación a nivel mundial, y aun en ese contexto estamos en rojo.

La rápida propagación del nuevo Coronavirus, el SARS COV-2 hace que la segunda fase -la erradicación- sea a través de  las vacunas, en el país tenemos dos alternativas; la primera con Pfizer con una adquisición por 9.9 millones de dosis, además hay negociaciones con otros laboratorios como Sinopharm, Moderna, Covaxx o AstraZeneca; la segunda posibilidad es a través de Covax Facility encabezada por el (CEPI) que por medio de la colaboración global, tiene la intención de inmunizar al 20% de la población mundial, no olvidemos que nuestro país alcanzo los niveles de mayor tasa de mortalidad durante la pandemia, incluso para el economista Elmer Cuba, una de las razones es “nuestro bajo gasto per cápita a pesar del desarrollo relativo”.

¿Todo es nuevo?

No todo es nuevo con el SARS COV-2 que produce la COVID-19. Las medidas de contención, que implican principalmente un distanciamiento social y el lavado de manos para evitar el contagio y vigilancia comunitaria, son las que tradicionalmente se han tomado en cuenta, además el trabajo adecuado en promoción de la salud para capacitar a la población, aumentando el control sobre su propia salud. Terminare el párrafo haciendo hincapié en la necesidad de organización de promotores de salud barriales, que fueron indispensables para la lucha contra el colera y esta vez dejaron sentir su desarticulación.

Las políticas públicas informadas, el nivel de educación de la población, los liderazgos comunales, la solidaridad y el bien común por encima de la libertad individual no son sino los elementos esenciales para enfrentar esta Emergencia Sanitaria. No hay otra manera de combatir la enfermedad, sino es basada en políticas públicas coordinadas y apoyadas, en ciencia e investigación pensadas desde un contexto nacional.

Hace pocos días experimentamos el poder de la protesta en la calle, sufrimos juntos la muerte de Inti y Brayan; y las protestas que si bien fueron conducidas por la indignación del golpe de una clase política obsoleta, también se observó la instalación de la  propuesta por una nueva constitución,  que redefina los conceptos de justicia social y equidad que han estado sometidos a intereses básicamente corporativos; como es el caso del monopolio farmacéutico Inkafarma(InRetail) que manipula sin culpas productos de primera necesidad que la población necesita y que no pueden sustituirlo en el mercado.

Tenemos entonces gobiernos que entendiendo que los prerrequisitos para que la gente alcance salud -que son paz, educación, vivienda, alimentación, renta, o un ecosistema estable- no los considera porque como dice Francisco Durand, vivimos en un estado capturado.

La Posibilidad

Pensamos en una política que se encuentre en la situación que comenta Ramonet de un cambio social total, de fondo, y en donde categorías como la promoción de la salud, debe incluir reformas reales cómo viviendas en condiciones adecuadas y no de hacinamiento; agua al alcance de todos; educación de calidad; transporte público y mercados salubres. Es pues, cómo dice José Carlos Mariátegui sobre el problema de salud: “…a poco que se le penetre, se transforma en un problema económico, social y político”

Un mundo diferente es al que debemos aspirar, porque después de embates a la humanidad como el que hemos tenido y como hemos visto históricamente ha sucedido, se puede pensar, se puede exigir reformas y plantear cambios sustanciales, en el que la Salud no sea una mercancía, sino un derecho universal que este inscrito en una constitución que se elija en democracia. Construyamos un país en el que los condicionantes de la salud sean atendidos y toda la población de nuestro país tenga acceso a los servicios básicos. Un país en el que la Salud sea para todos por igual y que nos permita:

• Aumentar y mejorar la calidad de vida, bienestar real

• Reducir la mortalidad

• Reducir la morbilidad



Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *