FOTOGRAFÍA UGARTE

Spread the love

Dos archivos y varias historias

A la memoria de Tita Ugarte y Carlos Eduardo Zavaleta
Sofía Pachas Maceda

En el año 2003 inicié un estudio sobre Luis Severo Ugarte Ronceros (Lima 1876 – 1948), joven promesa del arte nacional que ganó el primer concurso de arte Concha en 1891, cuando apenas tenía quince años. Desde entonces, su nombre fue conocido en los medios de prensa que “literalmente” lo vieron crecer en una carrera profesional de más de cincuenta años, en la que emprendió diversos aprendizajes: dibujo, pintura y fotografía. Sin dejar de lado su faceta como profesor y su productivo quehacer como presidente fundador de la Sociedad de Bellas Artes del Perú.

La búsqueda de fuentes me llevó a tocar el timbre de un departamento miraflorino, al otro lado del intercomunicador una voz me respondía que sí, que era la hija de Luis Ugarte y que regresara al siguiente día. Así lo hice y ese fue el inicio de una breve y bonita amistad con la señora Tita Ugarte quien desde entonces compartió todo el material que conservaba de su padre; esto incluía diversos documentos, recortes de periódicos, correspondencia, objetos como medallas y tarjetas de plata, un cuaderno de bocetos, un borrador de un libro sobre artistas peruanos y, finalmente, fotografías captadas por el lente de Ugarte. Es decir, puso a mi disposición un archivo hasta entonces desconocido, el archivo Ugarte.

Además de la señora Tita, su esposo, el escritor Carlos Eduardo Zavaleta también se entusiasmó con esta investigación y colaboró conmigo tras la ausencia de su esposa. A ellos, se les unió la siempre risueña señora Anita Viale, nuera de Luis Ugarte. El resultado de la pesquisa y la ayuda de la familia Ugarte tuvo como fruto dos libros y una exposición, todos llevados a cabo con el Seminario de Historia Rural Andina de la UNMSM1Los dos libros son Luis Ugarte y la Sociedad de Bellas Artes del Perú (2007) y Nuestros Artistas (2005). Este último, se trataba de un proyecto que Ugarte dejó inédito y en el cual reunió breves biografías de artistas peruanos. Lo interesante de su propuesta es que también contempló la fotografía como parte del libro, pues cada vida de artista tenía su retrato y una obra. Algunas de esas fotos tenían el crédito del estudio, como la tarjeta de visita del pintor Francisco Masías del estudio Courret Hermanos..

En las siguientes líneas dejo de lado las otras facetas en las que incursionó Luis Ugarte y me dedico a comentar su labor fotográfica, la cual se remonta a 1892 cuando inició su aprendizaje fotográfico en la afamada casa Courret, para entonces ya dirigida por Adolfo Dubreuil.

Primer enfoque

Luis Ugarte nació el 22 de octubre de 1876, en un período intenso de la historia peruana, pues sus primeros años de vida estuvieron marcados por la Guerra con Chile (1879-1883) y su adolescencia por los años de reconstrucción nacional. En tanto, de adulto fue testigo de cierta estabilidad política que se reflejó en un escenario cultural más activo que las décadas anteriores, pues en Lima era posible apreciar más exposiciones de artistas nacionales y extranjeros (foto 1).

Foto 1. Estudio Garreaud. Luis Ugarte, ca. 1900.

En lo que se refiere a la historia de la fotografía, la segunda década del siglo XX marcó una nueva etapa para el arte del retrato, ya que una nueva generación de fotógrafos peruanos se impuso en el medio con la apertura de los estudios de Benjamín Valverde, Diego Goyzueta y nuestro protagonista, Luis Ugarte2Majluf, N y L. Wuffarden (2001). La recuperación de la memoria. Perú 1842-1942. Lima, Museo de Arte de Lima y Fundación Telefónica, p. 82..

Sin embargo antes de alcanzar ese prestigio y abrir su primer estudio limeño en 1914, Ugarte tuvo un aprendizaje largo de casi veinte años en los que se relacionó con los estudios Courret, Garreaud y con la industria de la prensa gráfica a partir de su trabajo en Actualidades y luego con sus colaboraciones en las revistas creadas por el fotógrafo y empresario portugués Manuel Moral.

Del paso de Luis Ugarte por el estudio Courret se conservan estas breves líneas en la que, en una entrevista, recordó su inicio en la fotografía:

A los quince años y de una manera que pudiera llamar casual. Yo, que era entonces dibujante, por que como usted sabe, siempre he sentido por el dibujo y la pintura una gran afición, que no he perdido a Dios gracias, fui llamado por la casa Courret para dibujar unas orlas. Cuando terminé mi trabajo, el jefe de la casa me propuso enseñarme la técnica de la fotografía, y yo acepté, desde luego. No me costó mucho el asunto. Estuve en práctica constante varios años y eso es todo. Cuando me creí en condiciones de hacerlo, puse mi fotografía y sigo fotografiando.3Gaston Roger (Ezequiel Balarezo) (1918). Reportajes. Luis Ugarte. Sudamérica N° 4, s/p.

En Courret, Ugarte no solo aprendió el oficio también conoció el manejo de un estudio fotográfico y todo lo que ello implicaba. Por ejemplo, el uso de fondos de paisajes pintados fue un elemento que perduró en su propio taller de la década de 1920, así se observa en el retrato de la intelectual María Wiesse a quien perennizó con una revista en la mano, a manera de atributo, en clara alusión a su labor de escritora. La foto postal debe haber sido del agrado de Wiesse, pues se la dedicó a Ugarte “afectuosamente” (foto 2 y 3).

Foto 2. Fotografía Ugarte. María Wiesse, 1921.
Foto 3. Dedicatoria de María Wiesse a Luis Ugarte, 1921. (reverso de la fotografía)

Para 1894 iniciaba clases con Ramón Muñiz. Pintor español radicado en el Perú y que también tuvo contacto con la fotografía cuando abrió en Arequipa un estudio donde ejecutó retratos al seneotipo y porcelanotipos4Paz, G (2019). Ramón Muñiz y Cano y su producción pictórica en Lima: La muerte de Pizarro y El repase. Tesis para optar el Titulo Profesional de Licenciada en Arte. Facultad de Letras y Ciencias Humanas. UNMSM.. Para comprender mejor la fotografía de Luis Ugarte es necesario destacar esta mención, pues durante toda su vida profesional vinculará la fotografía y la pintura. Así, una de las características en sus retratos fotográficos son los contrastes de luz y sombra, a manera de clarososcuros pictóricos o en ese detalle de escribir su nombre, como si se tratase de una firma a mano alzada, sobre el papel fotográfico (foto 4 y 5).

Foto 4. Fotografía Ugarte. Genoveva Amézaga. Mundial, 1926.
Foto 5. Fotografía Ugarte. Augusto B. Leguía. Mundial, 1924.

Luego de su aprendizaje en Courret, Luis Ugarte ingresó a trabajar al estudio Garreaud en 1895 y aunque no hay fecha para su salida, es probable que en 1902 continúe formando parte de su staff y a partir de ello fuese elegido como el fotógrafo oficial del Viaje de Estado Mayor organizado por el coronel francés Pablo Clement. Esta experiencia, planificada con el propósito de adiestrar a los oficiales en trabajos de campaña, fue sin duda enriquecedora para la labor que emprendería luego como reportero gráfico, así lo evidencian sus imágenes que dan cuenta del desplazamiento por diversos lugares de la ciudad y en los que dirige sus composiciones fotográficas de acuerdo a las actividades que cubría, tanto en espacios cerrados como en exteriores.

De esta manera, Ugarte fue testigo y protagonista del ingreso de la imagen fotográfica a las revistas de las primeras décadas del siglo XX pero también del inicio del fotoperiodismo en el Perú con la salida a la luz, en 1903, de la revista Actualidades5Gargurevich, J. Del grabado a la fotografía. Las ilustraciones en el periodismo peruano (2014), En línea: https://www.researchgate.net//publication/267253903, p, 141.. Así, en las páginas de este medio el apellido Ugarte se asoció a la fotografía de eventos culturales, sociales e, incluso, solemnes como la inauguración del Monumento a Bolognesi. Sin duda, uno de los actos más importantes del año 1905, del que Ugarte nos ha dejado una panorámica estupenda que no es difícil imaginar fue captada desde el techo de uno de los solares que rodean la plaza. Su ordenada composición se logró por la ubicación central del monumento en el que la silueta del héroe domina la zona superior de la foto y se eleva simbólicamente en un altar patrio (foto 6).

Foto 6. Luis Ugarte. Vista panorámica de la Plaza Bolognesi el día de la inauguración del monumento a Francisco Bolognesi. Actualidades, 1905.

Entre los eventos privados que Ugarte cubrió me interesa destacar El banquete en honor a Cáceres, foto en la que él y su cámara se vuelven “protagonistas involuntarios” dado que su reflejo en el espejo colgado al fondo del salón se perennizó con la de los invitados (foto 7). Acto que recuerda interesantes autorretratos en los que pintores, como Goya en su obra La familia de Carlos IV (1800), se perennizó con su lienzo y pincel en un espacio poco visible de la obra.

Foto 7. Luis Ugarte. Banquete al General Cáceres, 1905.

Con la imagen en la pupila y el dedo en el disparador

La intensa actividad de esos años no impidió que Ugarte pensara en establecer una familia y es así que contrae nupcias con Rosa Salazar con quien llegó a formar una sólida familia de siete hijos (Luis, Fernando, Caridad, Rosina, Maruja, José y Rosa); entre ellos Luis, Rosina y Maruja heredaron el oficio del arte y continuaron el legado de su padre en el Estudio fotográfico Ugarte (foto 8).

Foto 8. Fotografía Ugarte. Familia Ugarte Salazar, 1927.

Del amor por su compañera de vida, han quedado varias fotografías que muestran a doña Rosa en distintas edades. Una de las más bellas es en la que se aprecia a una joven Rosa empolvándose el rostro con una mota y en la otra mano un espejo. Con una delicada sonrisa mira al espectador y su gesto de seductora inocencia son bien complementados con tenues colores que la envuelven en una delicada atmósfera. Para lograrlo, Ugarte hizo uso de la técnica del foto óleo que llegó a ser una de las especialidades ofrecidas en su estudio; la que tenía según Majluf y Wuffarden el propósito de “ennoblecer” el retrato fotográfico a través de la aplicación de pintura al óleo y con ello, lograr una obra que fusione la exactitud técnica con “el halo de prestigio” que rodeaba a la pintura como obra única6Majluf y Wuffarden (2001). La recuperación de la memoria. Perú 1842-1942. Lima, Museo de Arte de Lima y Fundación Telefónica, p. 108. (foto 9).

Foto 9. Fotografía Ugarte. Rosa Salazar. Foto óleo, s/f.

Antes de inaugurar su primer estudio fotográfico en Lima, Ugarte se estableció en 1906 en Huancayo y allí permaneció durante ocho años en los que dejó su impronta en la historia de la fotografía dado que es considerado el primer estudio activo en aquella ciudad a inicios del siglo XX. Motivos de salud y, probablemente, la ausencia de competencia fue lo que lo llevó a elegir aquella ciudad en la que logró estabilidad económica que le permitió reunir un capital para a su regreso a Lima, abrir, primero, un estudio en la calle Mantas y luego el elegante local en Mercaderes 426.

A diferencia de su trabajo en Huancayo del cual se desconoce casi todo7Sobre su actividad fotográfica en Huancayo, se sabe que su estudio se localizó en la calle Real N°23, lugar donde realizó su más ambicioso trabajo Fiestas patrias en Huancayo (1910)., en Lima se ha podido determinar su relevancia y amplia actividad en la década de 1920. Todo esto gracias a la estratégica ubicación de sus fotos en las páginas de revistas pero también a su constante participación en exposiciones y concursos nacionales y extranjeros. Entre estos últimos destaca la mención honrosa en The Latin American Products Exhibition por su envío de fotografías al evento realizado en Tokio8Notas de arte. Una mención honrosa para Luis Ugarte (1922). La Prensa, 25 de enero, p. 3..

Luis Ugarte demostró tener una visión empresarial en el uso de diversas estrategias para la difusión de su taller: 1) Aprovechando el espacio de su estudio para realizar exposiciones de arte, como la del fotógrafo y pintor Figueroa Aznar en 1919, 2) Haciendo uso de vistosa propaganda en los medios de prensa, en la que la imagen y la palabra se unen como en el fino perfil femenino del anuncio de 1920 (foto 10) y 3). Enviando fotografías, principalmente de niños y mujeres, a revistas como Variedades y Mundial; las que eran colocadas en las páginas de dichos medios con los créditos respectivos (foto 11).

Foto 10. Publicidad del estudio fotográfico, 1920.
Foto 11. Fotografía Ugarte. Las tres gracias. Variedades, 1922.

Pero la más importante de sus estrategias fue en 1916 cuando adquirió todo el estudio fotográfico de Manuel Moral, incluidas las placas negativas. El aporte de Moral a la época, como lo señalan Jorge Villacorta y Andrés Garay, fue en “dos planos”: como excelente fotógrafo de retratos y como gran editor9Villacorta, J y A, Garay (2014). Tríptico de exposición Manuel Moral fotógrafo y editor: la esfera pública y la imagen de la nación en la Lima del 1900. Lima, Casa O Higgins.. Por ello, consciente de dicho prestigio Ugarte utilizó la “marca” Moral para consolidar la suya. Prueba de ello es el soporte de cartón de la fotografía de la niña Graciela Reinoso, allí se lee en la esquina inferior derecha unas letras grabadas que dicen: L.S. Ugarte sucesor de M. Moral (foto 12).

Foto 12. Fotografía Ugarte. Graciela Reinoso, 1922.
Foto 13. Detalle del sello de Fotografía Ugarte. Graciela Reinoso, 1922.

El legado Ugarte

Luis Ugarte falleció el 16 de diciembre de 1948. Para ese entonces su estudio fotográfico se encontraba desde hacía unos años en manos de su primogénito, Luis Ugarte Salazar, quien compartió la administración con su conocimiento del arte fotográfico. Pero no fue el único que participó del negocio familiar, pues Maruja también fue adiestrada por su padre, de ella se conserva una fotografía tomada a su hermana Rosa “Tita” quien con vestido que deja al descubierto su cuello y parte de sus hombros posa para la cámara (foto 14). Lo interesante de esta imagen es que se complementa con la captada por Luis a su cuñada Anita Viale, en la que es posible corroborar el uso del mismo traje escotado, similar collar de perlas y fondo neutro (foto 15). Al respecto, la señora Anita recordó en una entrevista que el estudio contaba con una serie de objetos que podían ser utilizados por la clientela.

Foto 14. Maruja Ugarte. Rosa Ugarte, s/f.
Foto 15. Luis Ugarte Salazar. Anita Viale, s/f.

A sus hermanos, se une Rosina quien sería la que siguió los pasos de Ugarte en el manejo del pincel. Ella era la iluminadora de las fotos y fue destacada por su propio padre como su seguidora10Un remarquable artiste peruvien M. Luis S, Ugarte (1936). L Express. Informations Resumées. París, N° 108, p. 1. Este artículo fue publicado a raíz del viaje que Ugarte realizó con Rosina a partir de una comisión del Estado para reunir información acerca de los métodos de enseñanza del dibujo y pintura.. Sin embargo, como otras producciones de mujeres artistas, en la actualidad nada se sabe de su quehacer fuera de este entorno familiar11Tras el fallecimiento de Ugarte, el estudio se muda a Baquijano 773, después a la calle Coca, luego al Jr. Carabaya para cerrar, definitivamente, en la década del sesenta cuando se encontraba ubicado en la cdra. 2 de Quilca..

El legado de la Fotografía Ugarte no se quedó solo en las páginas de revistas y periódicos, pues gracias a la donación que su última hija, Tita Ugarte, hizo en 1986 a la Biblioteca Nacional del Perú es posible tener un valioso repositorio de más de 10,120 reproducciones que retratan la época de la República de la República Aristocrática (1895-1918) y el Oncenio de Leguía (1919-1930)12Mori, J. Archivos fotográficos de la Biblioteca Nacional del Perú. Fénix. N° 40-41, Lima, 1998-99, p. 148..

La custodia del Estado peruano de este importante archivo fotográfico13En la actualidad, el Archivo Ugarte se encuentra en una sala especialmente acondicionada en la sede de San Borja de la Biblioteca Nacional del Perú. Este archivo presenta el reto de determinar cuáles fotografías pertenecen a Moral y cuáles a Ugarte. Agradezco a Jason Mori por estos datos actualizados. me hace reflexionar sobre ese otro archivo Ugarte al que tuve acceso y que, por última vez, vi reunido cuando hice la curaduría de la exposición El taller fotográfico de Luis Ugarte en la sala del Colegio Real de la UNMSM14Esta muestra se llevó a cabo del 3 de noviembre al 22 de diciembre de 2006. En ella se mostraron originales de la época provenientes del archivo familiar de Luis Ugarte y copias reproducidas de las revistas ActualidadesVariedades y Mundial.. De esa organización me quedan gratos recuerdos, uno de los más significativos fue cuando el mismo Carlos Eduardo Zavaleta15Tras el fallecimiento del señor Zavaleta en el año 2011, no hemos sabido con exactitud lo que sucedió con el archivo familiar Ugarte. Sin embargo, si hemos visto algunas fotos del archivo en una exposición (2018) y como propietario, aparentemente, un nombre ajeno a la familia Ugarte. Mientras que los retratos de artistas que formaban parte de su proyecto editorial y unos bocetos han sido subidos a una página web sin mayor referencia a la procedencia, más allá de señalar: Luis Ugarte como fotógrafo, retratista y caricaturista. buscó fotografías conmigo mientras compartía recuerdos a partir de ellas, no solo eran fotos del Estudio Ugarte sino de su vida y la de su querida Tita. Es decir, de esas otras varias historias que pueden ser contadas a partir de una foto (foto 16).

Foto 16. La autora del artículo con la familia Ugarte (entre el señor Carlos Eduardo Zavaleta y Anita Viale) en el día de la inauguración de la exposición, 3 de noviembre de 2006.

[1] Los dos libros son Luis Ugarte y la Sociedad de Bellas Artes del Perú (2007) y Nuestros Artistas (2005). Este último, se trataba de un proyecto que Ugarte dejó inédito y en el cual reunió breves biografías de artistas peruanos. Lo interesante de su propuesta es que también contempló la fotografía como parte del libro, pues cada vida de artista tenía su retrato y una obra. Algunas de esas fotos tenían el crédito del estudio, como la tarjeta de visita del pintor Francisco Masías del estudio Courret Hermanos.

[2] Majluf, N y L. Wuffarden (2001). La recuperación de la memoria. Perú 1842-1942. Lima, Museo de Arte de Lima y Fundación Telefónica, p. 82.

[3] Gaston Roger (Ezequiel Balarezo) (1918). Reportajes. Luis Ugarte. Sudamérica N° 4, s/p.

[4] Paz, G (2019). Ramón Muñiz y Cano y su producción pictórica en Lima: La muerte de Pizarro y El repase. Tesis para optar el Titulo Profesional de Licenciada en Arte. Facultad de Letras y Ciencias Humanas. UNMSM.

[5] Gargurevich, J. Del grabado a la fotografía. Las ilustraciones en el periodismo peruano (2014), En línea: https://www.researchgate.net//publication/267253903, p, 141.

[6] Majluf y Wuffarden (2001). La recuperación de la memoria. Perú 1842-1942. Lima, Museo de Arte de Lima y Fundación Telefónica, p. 108.

[7] Sobre su actividad fotográfica en Huancayo, se sabe que su estudio se localizó en la calle Real N°23, lugar donde realizó su más ambicioso trabajo Fiestas patrias en Huancayo (1910).

[8] Notas de arte. Una mención honrosa para Luis Ugarte (1922). La Prensa, 25 de enero, p. 3.

[9] Villacorta, J y A, Garay (2014). Tríptico de exposición Manuel Moral fotógrafo y editor: la esfera pública y la imagen de la nación en la Lima del 1900. Lima, Casa O Higgins.

[10] Un remarquable artiste peruvien M. Luis S, Ugarte (1936). L Express. Informations Resumées. París, N° 108, p. 1. Este artículo fue publicado a raíz del viaje que Ugarte realizó con Rosina a partir de una comisión del Estado para reunir información acerca de los métodos de enseñanza del dibujo y pintura.

[11] Tras el fallecimiento de Ugarte, el estudio se muda a Baquijano 773, después a la calle Coca, luego al Jr. Carabaya para cerrar, definitivamente, en la década del sesenta cuando se encontraba ubicado en la cdra. 2 de Quilca.

[12] Mori, J. Archivos fotográficos de la Biblioteca Nacional del Perú. Fénix. N° 40-41, Lima, 1998-99, p. 148.

[13] En la actualidad, el Archivo Ugarte se encuentra en una sala especialmente acondicionada en la sede de San Borja de la Biblioteca Nacional del Perú. Este archivo presenta el reto de determinar cuáles fotografías pertenecen a Moral y cuáles a Ugarte. Agradezco a Jason Mori por estos datos actualizados.

[14] Esta muestra se llevó a cabo del 3 de noviembre al 22 de diciembre de 2006. En ella se mostraron originales de la época provenientes del archivo familiar de Luis Ugarte y copias reproducidas de las revistas Actualidades, Variedades y Mundial.

[15] Tras el fallecimiento del señor Zavaleta en el año 2011, no hemos sabido con exactitud lo que sucedió con el archivo familiar Ugarte. Sin embargo, si hemos visto algunas fotos del archivo en una exposición (2018) y como propietario, aparentemente, un nombre ajeno a la familia Ugarte. Mientras que los retratos de artistas que formaban parte de su proyecto editorial y unos bocetos han sido subidos a una página web sin mayor referencia a la procedencia, más allá de señalar: Luis Ugarte como fotógrafo, retratista y caricaturista.


Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *