LA PANDEMIA COMO HORIZONTE DE ÉPOCA: La salud como…

Spread the love

Rosi Rojas Navarro1Cirujano dentista. Estudia una maestría en filosofía política. Tiene el poemario inédito Súmmum Malum.

¡Oh Aurora árabe!
Dile al usurpador de nuestra tierra
que el alumbramiento es una fuerza desconocida para él
Que la tierra cicatrizada
inaugura la vida
en el momento del alba
Cuando la rosa de sangre
florece en la herida.

Fadwa Tuqan (Palestina,1917-2003)

El Covid como sujeto político

El statu quo de ¨tranquilidad”, que si analizamos globalmente, se trata de sólo un intervalo, se ve arremetido de manera despiadada por esta crisis sanitaria, que se transforma de manera inminente en una económica, y  de facto promueve la construcción de un nuevo sujeto político, instalado en el preciso momento de la declaración de pandemia por la OMS.

(…) de facto promueve la construcción de un nuevo sujeto político, instalado en el preciso momento de la declaración de pandemia por la OMS.

De pronto nos encontramos ante un acontecimiento que se quedará inmerso en lo cotidiano, y que despoja, paradójicamente, a la palabra crisis de su lógica intermitente. Perplejos ante la incapacidad de tolerancia a la fatalidad, se declara la guerra a los discursos de “verdad” del todo lo puedo, del yo desvinculado; desposeídos ahora del discurso de felicidad, se nos presenta el virus con el don de la ubicuidad, pero poniendo al descubierto sólo el cuerpo de algunos.

El mundo pasó de alianzas político-económicas a desglobalización de industria sanitaria-científica; imperando la nacionalización del mercado. Este mandato reabre nuevamente contradicciones, debido a que la ciencia funcionaba totalmente globalizada, pero la razón política de sanidad mundial evidentemente no. Los ciudadanos se preguntan cómo es que en un mundo donde todo era posible con esfuerzo individual y dócil coaching, con circulación de dinero, economía de deuda y consumo y con crecimiento sostenido, nos encontremos ahora al pie de la ventana mirando al precipicio, y somos ahora muchos “los sin dientes”2Referencia privada para referirse a los pobres del expresidente Françoise Hollande..

Precisamente antes estas circunstancias los Estados murmuran soluciones casi apologéticas a la excepción, ostentando la prolongación de medidas coercitivas y de vigilancia, así como cuestiones como patentes de vacunas contra el virus flotan en el aire, y sólo quizás algunos piensen en soluciones que converjan al dialogo con cooperación y solidaridad. Como dice Yuval Harari «La humanidad tiene todo lo que necesita para contener y vencer esta epidemia; no estamos en la Edad Media, no es la peste negra, no es como si la gente estuviera muriendo y no tuviéramos ni idea, de qué los está matando y qué se puede hacer al respecto».

La racionalidad política, aún en medio de esta crisis, no deja de estar sustraída por el capital, y en lugar de fomentar el intercambio de conocimientos y la distribución de recursos y materiales, fragmentan las posibilidades de solución, en aras de proteger la competencia de bienes monetarios ante un virus que, si bien es democrático por el aire que se respira, no lo es las condiciones socioeconómicas. Habrá de admitirse la congruencia en la irracionalidad, si observamos, cómo algunas de las grandes potencias quitan presupuesto a la OMS en plena crisis.

El logro del capitalismo es haber encontrado la manera de hacer que “el desecho cuente”3Zupančič, Alenka. “When surplus enjoyment meets surplus value”. Justin Clemens & Russell Grigg (eds.). Jacques Lacan and the other side of psychoanalysis: Reflections on Seminar XVII. Durham y Londres, Duke University Press, 2006, p. 170.; pero en esta crisis se ha visto increpado en su lógica de irrefrenable valorización, así el límite de lo monetarizable se vuelve nítido, al mostrar los dolorosos rostros de lo invaluable.

El flujo económico, determinante ontológico

Los estados democráticos se subordinan a los mercados, gobiernan para ellos y su legitimidad corre la misma suerte de estos. Quedamos sumergidos a los imperativos de la conducta del mercado, que nos integra subjetivamente en los propósitos de la empresa, que se impregna de ese modo, en todo el cuerpo social; y en consecuencia quedamos emancipados de los social, de lo público, de lo colectivo.

En ese marco, el capitalismo se sirve de nuestras afecciones para reproducir las relaciones de producción. Así es como Marx, en base a sus lecturas de Spinoza, menciona cómo las estructuras están alojadas en los deseos, que son afecciones alegres si se componen en el conatus; que es así mismo ontología de la potencia y naturaleza intrínseca de cada cual de permanecer en su ser, pero también están las afecciones tristes o pasiones ajenas, como el miedo y la esperanza, más cercanas al lenguaje que usa el capital –que como nuevas formas de ideología- se nos presenta desde un discurso de Plus Placer como reverso de plus Valor4Lacan, Jacques, Le Seminaire, libre XVI, op.cit, p,17.; y que refiere a esa imposibilidad de acceder al placer sin el costo que ello signifique, a diferencia del aguijón del hambre, que toma la fuerza de trabajo por medio de la coerción. Se produce ahora como sumisión, a través de las esperanzas que están inscritas en la promesa del consumo5Frédéric Lordon, Capitalismo, deseo y servidumbre: Marx y Spinoza, Tinta Limón, 2015., de la misma forma. Desde la perspectiva de Lacan, el deseo deviene del otro, expresado en una filosofía que se opone directamente con el cogito, una ideología pensada como una construcción imaginaria, como la del reflejo de un niño en el espejo, que se reconoce en un sentido pleno, desde una falsa complitud, que se confronta inevitablemente con sus propios procesos incompletos y fragmentados y enajenados del yo;  marcándose así, una cicatriz por esa “falta”, que será llenada por el capitalismo.

Por consiguiente, para que se preserven las condiciones de producción, estas deben ser reproducidas desde una ideología dominante que aseguren su prevalencia. Althusser bajo el espectro de Marx, define que “la estructura de toda sociedad está constituida por niveles o instancias articuladas por una determinación específica; la infraestructura o la base económica y la superestructura que comprende instancias jurídicas e ideológicas, que usando como metáfora la figura de un edificio, sería insostenible sin una base sólida6Louis Althusser, Ideología y Aparatos ideológicos del estado, Ideología un mapa de la cuestión Slavoj Zizek compilador.. El autor nombra a estos difusores de ideología, como aparatos ideológicos del Estado, que se comprenden en el orden de lo privado y más allá del derecho y funcionan, no con violencia -ahí se asocia a la idea nuevamente de la promesa de felicidad – pero que sí censuran o adiestran, sin explicita severidad, sino por una armonía nociva. Así Spinoza se pregunta: “¿Por qué el pueblo es tan profundamente irracional?, ¿Por qué se enorgullece de su propia esclavitud?, ¿Por qué luchan por su esclavitud como si se tratara de la libertad?”7Guilles Deleuze, Spinoza filosofía y practica..

Se puede comprender entonces, que para el capitalismo, todo lo sólido se disuelve en el aire, no se pregunta por la justicia o la equidad, ni lo que es necesario y lo que es banal, promoviendo una economización implacable, que sólo puede verse realizada si atraviesan todos los planos de la vida, no discierne, “transformado el cuerpo en capital humano, que tiene un valor y hasta posicionamiento competitivo”8Wendy Brown, El pueblo sin atributos. 2017.. Entonces no es sólo un sistema de producción, sino una intromisión en todas las posibilidades del ser.

Si entendemos por ejemplo, en ideas de Brotons Navarro, que el recurso más utilizado que Séneca propugnaba, era la dignidad, no como una cualidad privativa, sino más bien como una característica esencial de la condición humana; o en Bentham, cuando mencionaba que la protección moral política debía sostenerse sobre la indefectible cualidad del sufrimiento; o para Aristóteles cuando expone que la dimensión política del hombre -que es justamente su sociabilidad- se basa en su incapacidad para tener una vida en plenitud autárquica; o según el filósofo Spinoza, cuando sustenta que a mayor conocimiento  adecuado de las cosas habrá mayor correspondencia con el bien común y cuanta más ética habrá más política, y que por lo tanto, el arte de la democracia descansa en vivir una vida con dignidad compartida; podemos observar que todas estas teorías que cimentan los derechos fundamentales, se ven confrontadas por el neoliberalismo, porque sin los medios necesarios para la realización del cumplimiento de necesidades básicas como la salud, no se puede cumplir la tan mentada igualdad de oportunidades; entonces la democracia como garantizadora de derechos, no existe.

(…) podemos observar que todas estas teorías que cimentan los derechos fundamentales, se ven confrontadas por el neoliberalismo, porque sin los medios necesarios para la realización del cumplimiento de necesidades básicas como la salud, no se puede cumplir la tan mentada igualdad de oportunidades; entonces la democracia como garantizadora de derechos, no existe.

Se califica todo a modo monetario, valorizando como inversión o gasto, categorías de la existencia humana, donde conceptos como dignidad, libertad, o justicia son solo abstracciones y ecos; en esta pandemia, quedan solo los vestigios de su ausencia como efectos desdemocratizadores, poniendo en juego nuestra propia existencia, que homologa la dignidad de vivir o morir a cualquier empresarialismo; sometiendo a la medicina a esta racionalidad, alejándola de su verdadera ontología.

Así la salud que debería ser adjetivada de invaluable, que tiene la connotación de derecho universal, también debe ser mercantilizada, y es amputada de su lógica fundamental de un telos, que debería ser en sí mismo, el restablecimiento de la salud de las personas y se equipará más bien, a otras techne que tienen un telos meramente productivo.

Cuerpos que no importan

La medicina es definida como “el arte de curar y su fin esencialmente humano”9Hans-Geor Gadamer, El estado oculto de la Salud, 1993., en donde la ética regiría la principal vía de relación con el paciente, y el arte de curar como fundamento del sentido hipocrático, que se rinde en lograr de forma perentoria el restablecimiento total de la salud, definida como la profesión más humana, con características fundamentales como responsabilidad social y eticidad”10Lain Entralgo, Historia de la Medicina, Salvat 1978., que tiene el fin esencial, de la realización plena de la persona.

La medicina, conceptualizada como ciencia humana que debería estar sujeta a un progreso científico, pero con un derrotero respaldado en la eticidad, comprendida en la autocorrección que deviene de una racionalización pensada desde el hombre como fin y nunca como medio, así en palabras de Aristóteles, concibe el deber del ser médico como: “Inventor de todo bien”.

Fue en Jonia donde nació la filosofía, y fue en dialecto jónico en que fueron encontrados los primeros escritos de medicina. Es por ello que el acento del juico de la medicina está inscrito en la concepción del ser humano en toda su dimensión, la medicina distinguiéndose de cualquier ciencia, porque debe mostrar su respeto profundo por el bien del hombre, Según el filósofo Hipócrates, el trabajo del médico se fundamenta en el exhaustivo conocimiento de la biología y fisiología humana y su propósito principal es volver al natural equilibrio de la salud de las personas. La salud era un bien altamente apreciado por los griegos, pues se inscribía en el ideal de lo bueno y lo bello11Juan Carlos Alby Universidad Nacional del Litoral Dirección: Santiago del Estero 2638 3000 Santa Fe Argentina..

El medico constituye su saber en entender por qué razón una curación tiene éxito, y estudia cada caso en su totalidad, por eso Gadamer denomina a la medicina como el arte de curar, que además cavila por lo más justo para el paciente, y regresar a la naturaleza sana, restableciendo la salud allí donde se ha visto perturbada: “De este modo la naturaleza es concebida como una entidad que se mantiene a sí misma dentro de sus propios carriles, este es el pensamiento básico de la cosmología jónica”. El médico debe entender al paciente, como esa persona que ha dejado de ser la que fue, que de pronto se aleja de primera situación de vitalidad, pero que pliega su confianza en el retorno hacia su sanidad.

Cabe preguntarse si los profesionales de la salud pueden entender que no existe una divisibilidad entre el cuerpo y la vida, y que el tratamiento del alma que padece es integrada al cuerpo.

Cabe preguntarse si los profesionales de la salud pueden entender que no existe una divisibilidad entre el cuerpo y la vida, y que el tratamiento del alma que padece es integrada al cuerpo. Ya lo menciona Norbert Elias cuando escribía que los médicos se especializan en ciertos órganos del cuerpo y ello los convierte en conocedores de procesos parciales de la persona, cuando lo que los pacientes necesitan son profesionales que se percaten del proceso completo, que capten su necesidad de afecto y pertenencia… si ellos -los médicos- tuvieran una visión más amplia, cobrarían conciencia de que la relación entre las personas tienen influencia en la génesis de los síntomas patológicos.

El tratamiento cuidadoso, sobrepasa los progresos alcanzados por la técnica moderna, los profesionales de la salud, deben preocuparse “por la mano que palpa, el oído fino, el ojo alerta que además se suma a una mirada consoladora que es esencial para la curación”.

Pero los propósitos virtuosos de la medicina se han infectado: “Su mejor expresión en el discurso capitalista, es su curiosa copulación con la ciencia”12Lacan Jacques el seminario 17 el reverso del psicoanálisis. Buenos Aires, Paidós 2015 p, 116., y entonces la medicina es sometida también a la voluntad del capital y difiere drásticamente de la concepción en nuestra contemporaneidad; donde la salud es objeto de consumo y donde se establece la creación de  instituciones económicas como intermediarias entre el paciente y el médico, con una falsa consigna de seguridad social, donde el comercio es lo que permanece como ideal, se negocia la salud deslegitimando el juramento hipocrático o promesa del médico. “La medicina se ha abandonado de su esencia humanista y la identidad profesional se tergiversó”13Ramon Cordoba palacio, La bioética y la práctica médica posmoderna, 2006., porque el capitalismo también se extendió a ella.

De hecho, es evidente cómo la industria farmacéutica en general se rige por un criterio que no tiene en absoluto que ver con evitar o terminar con el padecimiento de una enfermedad, sino más bien que se caracteriza por la preservación de las dolencias o angustias. La ideología neoliberal introduce el concepto del mercado, que tiene una apariencia de modernidad pero que reduce a las personas a sólo mercancías.

La publicidad nos recuerda el cuerpo, desde un miramiento invasivo de nuestras anomalías, las cuales serán refaccionadas por el consumo. Nuestra conciencia corporal estará sometida a la publicidad, y emerge cuando el cuerpo como tal ya no responde a lo establecido y a las exigencias del aparato de producción consumiendo tecnologías quirúrgicas que remodelan nuestros cuerpos bajo normas estéticas establecidas que configuran nuestra imaginación de manera probablemente inconsciente y alienada. En este sentido el cuerpo se convierte en mercancía. Así la cultura de la cirugía estética es un negocio masivo global; en las antípodas de la llamada medicina hipocrática.

Lamentablemente como podremos comprobar en los ejemplos puntuales siguientes, el problema de salud, no sólo se ve somatizado en esta pandemia. Más bien este cambio se produce, desde que la racionalidad económica es la que se impone sobre los principios supremos de lo eminente humano que debería tener la medicina.

Costo y Beneficio

El Provigil es un compuesto que tiene por efecto despertar al individuo y prolongar su estado de vigilia– ha tenido en los últimos años un enorme éxito de venta en los Estados Unidos, en tanto que, se corresponde con las exigencias del mundo laboral. Aunque originalmente Provigil obtuvo su licencia como un remedio para la narcolepsia, sus usos y su comercialización se han diversificado, como el uso por las tropas británicas en Irak, lo que abre un nuevo campo de aplicaciones insospechadas14Cfr.Jara, 2007, 286 ss.

Nótese, por ejemplo, en la obstetricia actual, el impresionante incremento de nacimientos por cesáreas, según un reciente estudio publicado en la revista médica The Lancet, el número de cesáreas casi se ha duplicado en 15 años, hasta alcanzar proporciones alarmantes. La cifra subió de 16 millones de cesáreas en 2000 hasta 29,7 millones en 2015. 

Es el caso, así mismo, de la enfermedad del sueño o tripanosomiasis, que mata unas 150.000 personas al año en África; pese a existir un fármaco para su tratamiento (Ornidyl), su producción y comercialización ha sido abandonada por razones financieras.

A comienzos de 2007 el Primer Banco Nacional del Líbano ofreció un nuevo producto, único en el Medio Oriente: préstamos para cirugías cosméticas. Dicho lanzamiento del producto fue aplazado debido a la guerra de Israel contra el movimiento Hezbolá en el Líbano, pero cuando la campaña publicitaria de estos nuevos préstamos comenzó, los procedimientos estéticos se duplicaron -no dejaré de mencionar que las publicidades de mujeres que invocaban a las operaciones eran rubias y blancas-. Datos recientes muestran que esta industria estaría cotizada entre 25 y 30 millones de dólares15Ferry Biedermann, “Loans for Plastic Surgery Answers Lebanon’s Yearning for Fresh Start”, Financial Times (8 May 2007).. Los asiáticos solicitan a sus cirujanos operaciones explicitas con la finalidad de agrandar sus ojos, afinar sus narices y aumentar sus senos –rasgos no característicos de ellos16Plastic extrema auge de la cirugía estética Anthony Elliott PhD..

Aterrizando al plano local

Para Gonzalo Portocarrero “la imagen está encuadrada en el discurso capitalista contemporáneo, pues ella trata de crear el deseo por mercancías cuyo consumo hará realidad la promesa de bienestar que la imagen cristaliza de manera tan contundente”. La crítica cultural muchas veces ha manifestado que estos anuncios son racistas, porque en efecto las características fenotípicas de los modelos tienen muy poco que ver con el fenotipo de la gran mayoría de peruanos, que en su mayoría, no son del prototipo caucásico, sino más bien trigueño. No es en absoluto difícil poder asociar la hipótesis de Portocarrero, al aumento exorbitante de clínicas estéticas en el País: para este caso no existe la centralización de la medicina.

El 80% de los cirujanos estéticos laboran en clínicas privadas quedando los hospitales desabastecidos de profesionales, que tendrían una gran labor para cirugía reconstructiva de personas con quemaduras graves, por ejemplo; pero la motivación humanística no es suficiente174 / edición 60- año v – 2016 / www.diariomedico.pe.

Así también , es imposible dejar de mencionar cómo habiendo existido un crecimiento sostenido en nuestro país, según cifras del Banco Mundial, registramos un gasto público en salud per cápita, por debajo del promedio de América Latina. Además, América Latina como región, representa aproximadamente el 1% de la producción científica del mundo y de está, Brasil, Argentina, Chile, y México representan el 86%18Anales de la facultad de medicina ISSN, UNMSM, Vol 58, 1998.. Ante las políticas de ajuste estructural de los años 90, tuvimos efectos devastadores en las redes de trabajo científico, donde no nos queda más que replicar la tecnología del primer mundo que nos lleva a tener una industria tipo réplica, donde producimos insumos en materia prima, con casi nula industria médica tecnológica19Villegas R, Cardoza América Latina, Informe Médico sobre la ciencia. UNESCO, 1995 pág. 29-43..

Cabe destacar también que, Carlos Rodríguez-Pastor controla el 83% de las ventas por boticas, donde la azitromicina, un antibiótico necesario para aliviar los síntomas del Covid 19, es vendida hasta en 12 soles cuando su precio de costo es de 15 centavos por tableta, evidentemente la salud es mostrada como una mercancía más.

El virus que nos arremete en esta pandemia tiene una tasa de mortalidad que puede llegar a ser hasta del 4%20https://saludconlupa.com/noticias/la-gripe-versus-el-covid-19/, además una posibilidad importante de tener secuelas de pérdida de capacidad pulmonar de hasta el 30% 21https://www.elconfidencial.com/espana/coronavirus/2020-04-14/secuelas-coronavirus-covid19_2548163/. Los factores de riesgo que pueden causar muerte o daños irreparables van desde la hipertensión, diabetes, desnutrición y edad avanzada -como dato importante estos dos últimos factores se conjugan, ya que la prevalencia de desnutrición en ancianos que vive en comunidad puede llegar a tazas del 21%22http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1018-130X2013000300002.-. Así, estos datos nos grafican la crisis sanitaria, donde en los “picos”, las infraestructuras hospitalarias no podrán sostenerse. El síntoma de la precarización de nuestro sistema se revela sin tapujos, con la escasez en suministro de alcohol en gel, mascarillas, jabón, guantes, entre otros, y más aún en los imprescindibles kits de diagnóstico.

Hemos pretendido demostrar cómo la medicina y la salud de las personas tienen un lugar no privilegiado dentro de la racionalidad de la política económica, y cómo el rol del Estado juega un papel de la menor intervención en estos temas.

Nos hemos enfrentado a un sistema que ha dejado al desnudo la crisis del capitalismo, y como dice el politólogo Andrés Malamud, ¨el mercado manda y los políticos se someten¨. Así el Covid 19, se ha presentado como un golpe, esperemos sino definitivo, mínimamente reflexivo, a una sociedad y sus instituciones ya precarizadas.

Algo tiene que pasar

Hemos pretendido demostrar cómo la medicina y la salud de las personas tienen un lugar no privilegiado dentro de la racionalidad de la política económica, y cómo el rol del Estado juega un papel de la menor intervención en estos temas. Así no es posible hablar de la posibilidad de alcanzar dignidad y justicia, porque nos encontramos ante un sistema de salud que sigue subsumido al imperativo de la lógica económica; también queremos destacar que en esta pandemia el hecho de la muerte digna y los afectos -que deberían ser brindados a los enfermos- están excluidos también de los alcances de la medicina.

Esta crisis nos demanda ponernos en un lugar en la línea divisoria, “En donde están los que esperan que todo siga igual y lo que esperan que todo cambie”. La medicina como principio, no puede ser un bien de consumo para los intereses de unos pocos, sino que debe ser practicada como posibilitadora de equidad y dignidad.

Esta crisis nos demanda ponernos en un lugar en la línea divisoria, “En donde están los que esperan que todo siga igual y lo que esperan que todo cambie”. La medicina como principio, no puede ser un bien de consumo para los intereses de unos pocos, sino que debe ser practicada como posibilitadora de equidad y dignidad. Las consecuencias de esta pandemia aún no las sabemos, pero de lo que podemos estar seguros es que el sufrimiento traerá secuelas. Así mismo, esta situación de crisis nos debería permitir reflexionar en la posibilidad de pensar una sociedad formada por un conjunto de hombres y mujeres que se compongan para formar un todo más igualitario y alegre, donde “se vuelva a experimentar la potencia de una multitud libre”, de una multitud sana.


[1] Cirujano dentista. Estudia una maestría en filosofía política. Tiene el poemario inédito Súmmum Malum.

[2] Referencia privada para referirse a los pobres del expresidente Françoise Hollande.

[3] Zupančič, Alenka. “When surplus enjoyment meets surplus value”. Justin Clemens & Russell Grigg (eds.). Jacques Lacan and the other side of psychoanalysis: Reflections on Seminar XVII. Durham y Londres, Duke University Press, 2006, p. 170.

[4]Lacan, Jacques, Le Seminaire, libre XVI, op.cit, p,17

[5] Frédéric Lordon, Capitalismo, deseo y servidumbre: Marx y Spinoza, Tinta Limón, 2015

[6] Louis Althusser, Ideología y Aparatos ideológicos del estado, Ideología un mapa de la cuestión Slavoj Zizek compilador

[7] Guilles Deleuze, Spinoza filosofía y practica

[8] Wendy Brown, el pueblo sin atributos 2017

[9] Hans-Geor Gadamer, El estado oculto de la Salud, 1993

[10] Lain Entralgo, Historia de la Medicina, Salvat 1978

[11] Juan Carlos Alby Universidad Nacional del Litoral Dirección: Santiago del Estero 2638 3000 Santa Fe Argentina

[12] Lacan Jacques el seminario 17 el reverso del psicoanálisis   buenos aires Paidós 2015 p, 116

[13] Ramon Cordoba palacio, La bioética y la práctica médica posmoderna, 2006

[14] Cfr.Jara, 2007, 286 ss

[15] Ferry Biedermann, “Loans for Plastic Surgery Answers Lebanon’s Yearning for Fresh Start”, Financial Times (8 May 2007).

[16] Plastic extrema auge de la cirugía estética Anthony Elliott PhD.

[17] 4 / edición 60- año v – 2016 / www.diariomedico.pe

[18] Anales de la facultad de medicina ISSN, UNMSM, Vol 58, 1998

[19] Villegas R, Cardoza América Latina, Informe Médico sobre la ciencia. UNESCO, 1995 pág. 29-43

[20] https://saludconlupa.com/noticias/la-gripe-versus-el-covid-19/

[21] https://www.elconfidencial.com/espana/coronavirus/2020-04-14/secuelas-coronavirus-covid19_2548163/

[22] http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1018-130X2013000300002.


Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *