Reseñas
___________________________________

Construir pueblo

 

 

 

Alonso Marañon[*]

 

 
 


Desde 2014 la aparición del partido PODEMOS ha alterado profundamente la política española. En las elecciones generales realizadas en junio de este año, la coalición electoral encabezada por PODEMOS obtuvo 71 diputados –de un total de 350 en el Congreso. Si bien los resultados no le alcanzaron para ser Gobierno, ratificó su condición de tercera fuerza política de España, alterando así el histórico protagonismo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y del Partido Popular (PP).

Construir pueblo… es un libro para comprender a PODEMOS a través de una conversación entre Íñigo Errejón, secretario político del partido, y Chantal Mouffe, referente intelectual de PODEMOS.[1] La fluidez del diálogo permite tratar de forma sucinta una serie de temas teóricos y de actualidad. En ese sentido, la presente reseña busca delinear algunas ideas teóricas que PODEMOS usó para interpretar la realidad política.

Lo primero que resalta en el libro es que PODEMOS tiene una gran influencia posmarxista de la teoría política de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe. Según se relata, el libro Hegemonía y estrategia socialista, escrito en 1985, buscó replantear el proyecto socialista para que estuviera conectado con las luchas de los nuevos movimientos sociales como el feminismo o el ecologismo. Para ello, Laclau y Mouffe propusieron la tesis de la “radicalización de la democracia”. Esto es, asumir la democracia liberal como un campo de lucha donde es posible reconfigurar el poder para combatir las dominaciones presentes en las relaciones sociales.

“Hegemonía” es un concepto importante que Errejón y Mouffe desarrollan dentro del planteamiento de radicalizar la democracia. Para Mouffe todo orden social, expresión de una configuración particular de relaciones de poder, busca desplegar un sentido común a fin de ser percibido como la única alternativa posible. La hegemonía consiste en persuadir que lo socialmente construido tiene un carácter “natural”. Por eso, para radicalizar la democracia, es necesario cambiar el sentido común predominante y así hacer posible otra hegemonía de mayor igualdad y libertad en las relaciones sociales.

Posteriormente, Errejón y Mouffe conversan sobre un tipo particular de hegemonía: el “populismo”. Teniendo como referente la experiencia peronista en Argentina, Laclau desarrolló una teoría donde afirmó que el populismo es un modo de articular demandas heterogéneas que no encuentran expresión en los canales políticos institucionales. El descontento acumulado puede crear un contexto favorable para la construcción de un pueblo, o voluntad colectiva, que enfrente a las élites tradicionales y ponga en cuestión el status quo. El populismo, visto de esta forma, es el fenómeno político por excelencia: permite construir otro sentido común de la realidad.

Teniendo en cuenta las ideas de la democracia radical, la hegemonía y el populismo, Errejón relata cómo fue que se fundó PODEMOS. El 2011 en España estuvo caracterizado por un hecho de gran importancia: el 15M o también conocido como el Movimiento de los Indignados. Una explosión de movilizaciones callejeras, expresadas principalmente bajo acampadas en plazas públicas, surgieron en todo el país denunciando los efectos sociales de la crisis económica e impugnando a todas las élites que ejercían la representación política. “No nos representan” y “No somos marionetas en manos de políticos y banqueros” eran algunos de sus lemas.

El 15M no dejó detrás de sí cambios en la institucionalidad política o en el modelo económico, pero alteró el sentido común sobre la realidad nacional. La hegemonía del orden político fue puesta en cuestión. A ojos de los fundadores de PODEMOS, esto constituía una oportunidad política para la emergencia de un nuevo partido que articulara las demandas populares. El objetivo era fundar una nueva hegemonía donde la democracia, la soberanía y los derechos sociales fueran elementos centrales. Con esta perspectiva PODEMOS se funda en mayo de 2014 y se presenta a las elecciones para el Parlamento Europeo en junio de ese año. Su discurso populista resaltaba la existencia de dos bandos: por un lado, la gente normal que estaba siendo afectada por la crisis y las políticas estatales; de otro lado, una casta o minoría privilegiada que legislaba para intereses privados. Los buenos resultados electorales confirmaron el éxito del discurso de PODEMOS.

En conclusión, Construir pueblo… es un libro que permite ahondar en la experiencia inicial de PODEMOS y en parte de su perspectiva teórica. Dos comentarios finales. Hay otros planteamientos políticos, de menor influencia, que coexisten con la postura de Errejón dentro de PODEMOS. Por ejemplo, Juan Carlos Monedero, militante y referente del partido, es conocido por su interés en la obra de Boaventura de Sousa Santos y los temas de la “descolonización del saber”. Por otro lado, el discurso político de PODEMOS no siempre ha estado caracterizado por la influencia populista. En repetidas ocasiones PODEMOS ha asumido una posición de menor impugnación a las élites políticas, ya sea buscando ocupar la posición del PSOE como una especie de renovación de la socialdemocracia y/o estrechando vínculos con movimientos como Izquierda Unida. Como han señalado algunas críticas, quizás sería interesante observar esta ambivalencia, más que como un reacomodo electoral típico de la dinámica partidaria, como una expresión de que la izquierda aún no termina de construir una identidad propia en el escenario contemporáneo.


______________________________

[*] Sociólogo, estudiante de la Maestría en Ciencias Políticas en FLACSO Ecuador.
[1] Íñigo Errejón y Chantal Mouffe. Construir pueblo. Hegemonía y radicalización de la democracia. Barcelona: Editorial Icaria, 2015, 142 páginas.

 
     

 

 

Revista Ojo Zurdo